21 febrero 2017

Cómo logré quitar el chupete a mi bebé sin traumas

Dejar el chupete es uno de las etapas clave en el bebé, que puede resultar no ser todo lo fácil que esperabas por el apego que le pueda tener. Por eso, tras valorar si el chupete interfiere más que ayuda, es importante encontrar el momento y la manera de dejarlo lo menos traumática posible.

 photo Captura de pantalla completa 21022017 211558.bmp_zps54n1btlf.jpg

Reconozco que todo esto me ha pillado de nuevas por el simple motivo de que mis hijos mayores no han usado chupete. El mayor directamente no lo quiso, la mediana aceptaba llevarlo colgado y de vez en cuando incluso se lo metía en la boca, pero rara era la ocasión, y un día ella misma decidió tirarlo y no querer saber nada de él. No tenía ni nueve meses.

10 febrero 2017

Si es tu primer Madresfera Bloggers Day, esta información te interesa

La blogosfera maternal está que arde porque  en una semana se celebrará una nueva edición del Madresfera Blogger's Day, una intensa jornada de charlas y ponencias al que acudirán madres y padres blogueros de todo el mapa.


 photo Si es tu_zpsa8modzak.jpg

Uno de los actos representativos de este evento es la entrega de los Premios Madresfera, que nos tiene si cabe todavía mas revueltos. Porque, seamos sinceros, a nadie le amarga un dulce y que te entreguen un premio, aunque sea simbólico, siempre mola.

07 febrero 2017

Soy mujer, soy madre y tengo vida, ¿seré un bicho raro?

Si hay una palabra que se relaciona directamente con el concepto de maternidad, creo que sin lugar a dudas es RENUNCIA. Sí, quieras o no, en cuanto te quedas embarazada entra por la puerta la renuncia a una serie de cosas que irán fluctuando según las circunstancias, pero desde luego se habrá instalado para quedarse ahí, de por vida.

 photo mujer-madre_zpsfl4xnpkp.jpg

Eso sí, no tiene por qué ser un drama, como todo en esta vida, creo que te afectaré más o menos según cómo te lo tomes. Es decir, puedes ser una drama-mom y pasarte el día llorando por todas las cosas a las que has tenido que renunciar por la maternidad, o bien puedes aprovechar la oportunidad que te ofrece: renuncia a unas cosas, adaptarte, buscar nuevos objetivos, evolucionar.

04 febrero 2017

Yogur de frutas semi casero con Nutribaby

A pesar de que hay mucho debate entorno a si los lácteos son imprescindibles en una dieta sana, equilibrada y completa, es inevitable que para muchos padres sigan siendo un alimento, si no indispensable, sí a tener en cuenta.

 photo yogur-fruta-nutribaby_zps1ohp2byl.jpg

En nuestra familia sin embarazo no somos muy de lácteos, tomamos la leche del desayuno pero los yogures gustan poco, aunque yo soy muy quesera, eso sí lo confieso. Mis hijos mayores no toman yogures ni los han comido de pequeños a pesar de que lo intenté, y como creo que se puede prescindir de ellos y a mi nunca me han gustado, no he puesto mayor interés en que sean un producto obligatorio en nuestro frigorífico.

31 enero 2017

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses. Definitivamente. Quiero comérmelo a besos, a mordisquitos, a abrazos, a cosquillas, a achuchones. En realidad no quiero comérmelo, quiero que el tiempo se pare en este mismo momento, que no crezca.

 photo bebe-16-meses_zpscw0q76e7.jpg

Ains, mi bebé de 16 meses, mi tercer hijo, mi tercer bebé que creía que ya no me sorprendería en nada... Me tiene loca cual madre primeriza. Loca de amor desbordante, amor infinito, de ese que te estalla el corazón.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque está simpático a rabiar. Porque me mira con su cara de ratoncito, con esos ojitos avispados, con su sonrisa traviesa y se me quitan todas las penas, soy capaz de dejarlo todo por esos brazos que me piden que lo coja.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque me vuelve loca con cada uno de sus avances. Esos pasitos da, sin prisa, sin pausa, sin ayuda, seguro en su inseguridad, queriendo llegar a cualquier lugar por sus propios miedos, midiendo su capacidad para hacerlo solo y exhibiendo su orgullo cuando lo consigue.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque derrocha muestras de cariño a la mínima que puede. Porque idolatra a su hermano mayor, porque adora a su hermana mediana, porque se vuelve loco con sus gatos. Mi bebé precioso que nos transmite su amor de la manera que sabe, abriendo sus brazos y posando su cabeza como si él mismo fuera un gatito que ser refriega ávido de mimos, porque necesita que sepamos que nos quiero.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque me parece el bebé más listo del mundo a mis ojos de madre, porque me alucina ver cómo no tengo que enseñarle a jugar, que parece que viniera aprendido, porque se tira a los libros pasando sus páginas y admirando sus dibujos, como si supiera leer, porque me recuerda tanto a su hermano mayor que me da vértigo que pronto no me acuerde de este momento.

Quiero comerme a mi bebé porque tiene un genio y unos santos cojones que me preguntó de quién los habrá sacado. Porque manifiesta su disconformidad, porque persiste cuando quiere algo, porque no se conforma, porque me busca las vueltas, me engaña desde su inocencia y siempre intenta conseguir lo que quiere, todo lo que puede querer un bebé de 16 meses.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque no habla más allá de algunos sonidos y de vez en cuando algún "MAMÁ" entre pucheros, porque se que un día me volverá loca de no callarse pero me recuerda a su hermana cuando era un bebé como su se reflejara en un espejo.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque se zampa todo lo que sus manos pilla, y él con su genio, su figura y su salero ha tenido a bien por decisión propioa mandar a los purés a paseo con un claro y contundente manotazo a la cuchara, pasando de no querer comer a devorar los muslos de pollo cual rey medieval, y yo me lo paso pipa viendo cómo se le hacen los ojos chirivitas ante el plato de comida.

Quiero comerme a mi bebé porque adora su teta como el más preciado de los manjares y porque tengo la suerte de disfrutar con él el momento de máxima conexión entre nosotros, como si todavía fuéramos uno, regalándome unas miradas cómplices que no cambio por nada en el mundo.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque adora estar con sus hermanos, meterse en sus juegos, compartir cada momento con ellos, ser parte de su día a día como un igual, aprender de los mejores, imponer su voluntad, dejarse manejar, jugar y ser un juguete, su mejor juguete, el juguete más real.

Quiero comerme a mi bebé de 16 meses porque es deito no comérselo de lo guapo, simpático, cariñoso, risueño, encantador, travieso, gamberro y adorable que es. Quiero comérmelo ahora porque dentro de no mucho me arrepentiré de no habérmelo comido.



****************************************************************************



Te recuerdo que he sido nominada a los Premios Madresfera 2016 en la categoría "Embarazo y Crianza", y para mi sería un auténtico regalazo ser finalista, al igual que el año pasado. Si además resultara ganadora,  sería el reconocimiento a mis 9 años de trayectoria con este blog con el que tanto he aprendido y disfrutado, compartiendo mi maternidad en este espacio que es una parte de mi vida tan importante.




 photo meme-madresfera-rosie_zpsxcc6oobm.jpg



Así que me encantaría que me dieras tu voto, la cosa está difícil pero no imposible, y qué menos que intentarlo. Puedes hacerlo pinchando aquí o en la siguiente imagen...






 http://www.concursismo.com/rankings/madresfera/vota/vota.php?url_id=470&cat=6





Recordad que tenéis que confirmar el voto en vuestro email para que cuenta, ¡revisad la bandeja de entrada! Y gracias mil por vuestro apoyo ;)





Sharethis