viernes, 26 de diciembre de 2008

El primer aniversario de "mi aventura"

Photobucket

El día 3 de diciembre comencé la aventura de relatar mi embarazo en este blog. En ese momento mi única intención era guardar un recuerdo de esa época, para luego, al volver a leerlo, revivir una etapa tan maravillosa en mi vida.
Pero, curiosamente, con el paso de las semanas este blog ha sido algo más. Aunque publicado en internet no dejaba de ser algo íntimo y privado, sin embargo, saber que hay gente que me lee, que le gusta, que le ayuda, me ha ayudado no solo a seguir con el blog si no a hacer de él un medio de ayuda o información, a título personal y muy a mi manera,claro, para todas aquellas futuras mamás que me leen.

Aunque es "la aventura de mi embarazo" y ya estamos con la crianza de Iván no por ello voy a cambiarle el nombre, porque nació con mi embarazo, y espero volver a contar otro cuando llegue el momento.

De momento seguiré compartiendo el crecimiento de Iván, para que todos los que estáis lejos y no podéis disfrutar de mi peque conmigo no os lo perdáis.

Así que aquí seguimos, un año más tarde... hace un año llevaba en mi vientre una vida no más grande que un cacahuete, y ahora tengo un precioso bebé de 5 meses que es lo más maravilloso que nos ha pasado en la vida. ¡La maternida es maravillosa!

miércoles, 24 de diciembre de 2008

¡FELIZ NAVIDAD!

Photobucket

Iván, Johnny y Alejandra os deseamos que paséis una muy feliz navidad, y que el 2009 sea el año en el que vuestros sueños se cumplan.

¡FELICES FIESTAS!



No os he abandonado

Pero es que trabajar es muy malo... porque ¡no tengo tiempo de nada! Aunque he reducido la jornada para tener algo de tiempo libre, aún así no es suficiente para disfrutar todo lo que quisiera de Iván. Así que, lo confieso, cuando no estoy trabajando intento aprovechar a tope cada segundo de mi peque, porque lo echo muchísimo de menos, y pienso que cada minuto que no estoy con él es un minuto de su vida que me pierdo, así que ya sabéis donde estoy si no actualizo el blog cuando debiera.

Y bueno, quisiera contaros todo lo que ha pasado desde que no actualizo el blog pero, la verdad, salvo trabajar y trabajar, no ha pasado nada digno de contar.
Ahora la abuela Loli disfruta más de su nieto porque cuando tengo turno de mañana Iván se queda con ella, así que se puede decir que la gran beneficiada de esta situación es mi madre, que puede ejercer de abuela y presumir de nieto delante de las vecinas.
Y cuando tengo turno de tarde es el papi quien se queda a cargo, y entonces vienen los paseos y la visitas al abuelo y a los titos. Vamos, que Iván no se aburre, no le faltan distracciones.

Eso sí, cuando salgo de trabajar y llego a casa, veo la sonrisa de bienvenida que me dedica y entonces lo achucho, lo beso, lo estrujo... me encanta que me reciba así.

Ojalá me hubiera tocado el gordo para poder dedicarme solo a mi niño, pero está claro que a mí el único gordo que me ha tocado es mi gato... pero bueno, no me quejo, trabajo 5 horas y luego tengo todo el día para Iván.

martes, 2 de diciembre de 2008

Y vuelta a la vida real

Después de tantos meses ya tocaba, así que hoy he tenido vuelta al trabajo, a la vida normal. Ahora que tenía mi rutina con el niño, que me encantaba... mis paseítos de mañana, hacer la comprar o lo que me apeteciera, pero siempre con mi niño y sin horarios. Ahora todo van a ser prisas, prisas por llevar al niño con su abuela, prisas por llegar al trabajo, prisas por salir a la hora para ver a mi niño de nuevo...
Confieso que no me apetece nada volver a trabajar, pero no por el trabajo en sí, sino por tener que dejar de estar esas horas con mi peque, ojalá pudiera permitirme no trabajar y así dedicarle todos los minutos del día a Iván. Pero no puede ser, hay que trabajar para vivir, por desgracia, y para que no le falta de nada, aunque durante esas horas le falte lo más importante, su mami.
Hoy ha sido un día difícil porque por primera vez me he separado de él más de una hora. Se ha quedado en buenas manos con mi madre pero yo no he podido evitar pasarlo fatal. Hoy ha sido su primer día de biberón y yo no estaba allí para verlo... y él echaba de menos a su mami y a su bendita teta que tanto le consuela cuando tiene hambre... y tanto me echó de menos que no quiso comer, se aguantó sin llorar a que yo llegara, y cuando me vió entrar por la puerta me echó una sonrisa que madre mía... qué sonrisa, no hay nada que pague eso. Se me tiró a los brazos y en seguida buscó su comida, me agarraba tan fuerte, " ahora no te escapas" y por fin comió con una satisfación que me daban ganas de comérmelo a él.
Bueno, me queda el consuelo de que son solo cinco horas de trabajo, que Iván se va haciendo grande y, para lo bueno y para lo malo, cada vez depende menos de mí. Pero ojalá las bajas maternales duraran más, ¿cómo puedes llevar una vida dentro de tu cuerpo 9 meses y que te hagan separarte de ella a los cuatro meses? Pero de momento es algo que no parece tener remedio...

Sharethis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
prekes sodui