martes, 30 de noviembre de 2010

ENCAMINANDO LAS 6 SEMANAS

Estoy en el principio del embarazo, y la verdad es que ahora mismo no hay mucho que contar, porque son pocas las novedades.
De momento ahí voy, con un sueño y un cansancio que no puedo, me levanto por la mañana cansada y con pocas fuerzas, la verdad, pero esto es pasajero (espero que dure poco). En el embarazo de Iván también me sentí bastante cansada al principio, pero no como ahora, que hago un poco de esfuerzo y parece que me falta hasta el aire. Me ha vuelto a coger en la época del año que más jaleo tengo en el trabajo, estoy temiendo por los 15 días seguidos que voy a trabajar sin un solo día de descanso.

Además, y esto sí que es completamente diferente al otro embarazo, tengo fatiga. No llego a tener ganas de vomitar pero me llevo todo el día con esa sensación de tener el estómago revuelto, y no es que comer me siente mal (que además llego a la hora de comer con un hambre voraz) pero es comer, pasar 3 horas, y sentirme como si acabara de comer hace un momento, llena y pesada. Eso sí, por mucha hambre que tengo me sacio como mucho al tercer bocado.

Ahora empezamos las primeras analíticas y visitas médicas. Ya tengo mi cartilla de embarazada y pronto llegaremos a la eco de las 8 semanas, a la que temo. Estas primeras semanas son de intranquilidad e incertidumbre, se que estoy embarazada pero hay que ir con templanza porque hasta que la eco de las 8 semanas confirme que el feto va bien, hay latido y todas esas cosas un ano se queda tranquila. Yo estoy tranquila, creo que eso lo da la experiencia, pero aún así cautelosa porque soy consciente de que estas primeras semanas son las más importantes.

Y por otro lado está Iván, que estoy segura que no entiende nada de nada, pero dice que mamá tiene unbebé en la barriga y me levanta la camiseta para darme besos, o intentar hundirme el ombligo, porque se cree que el bebé está ahí, es para comérselo hasta así, mi niño. No se cómo reaccionará cuando tenga la barriga como un balón de playa, solo se que en la medida de lo posible intentaré que viva todo esto conmigo, que lo disfrute y que sepa que dentro de esa barriga hay algo especial.

En general bien, ¿no? no puedo quejarme, son síntomas leves y muy habituales, aunque no es nada cómodo ir durmiéndome por las esquinas. Y auguro una buena tripa...

sábado, 27 de noviembre de 2010

PARA TODO AQUEL QUE HACE UN USO ILEGAL DE ESTE BLOG Y SU CONTENIDO

Me molesta infinitamente manchar el blog con este tipo de cosas, pero creo que es necesario darlo a conocer y advertir de las posibles consecuencias de este tipo de actuaciones.
En mi anterior entrada alguien ha tenido a bien (gesto que agradezco enormemente) avisarme del uso fraudulento de fotos publicadas en este blog. Más concretamente, alguien que se hace llamar TANYA LOVE MARIO en TUENTI se ha apropiado de una foto mía, en la que se muestra mi barriga a las 16 semanas de embarazo, haciéndola pasar como suya, subiéndola a su álbum de fotos en TUENTI y comentándola. No se ha molestado ni en quitarle el texto que yo había escrito, y exhibe con orgullo su barriga de embarazada robada.
En otra ocasión alguien subió una foto publicada en este blog a su álbum Picassa, hecho que también alguien puso en mi conocimiento y que en su momento denuncié a Picassa que, con una brevedad que agradezco, retiró la foto de ese álbum.

Cuando inicié este blog lo hice con la intención de guardar testimonio de una etapa especial de mi vida, cosa que con el tiempo se convirtió en lo que hoy es, la historia de mi embarazo y crianza de mi hijo. Me alegra cuando leo mensajes de mujeres que están pasando por lo que yo he pasado y que se sienten identificadas con mi experiencia, que les ayuda a llevar su embarazo y en temas tan complicados como puede ser la lactancia, y esto me ha animado a seguir con este blog y a tratar temas como el parto respetado, la lactancia materna y otros. Somos muchas las mujeres y madres que compartimos nuestra maternidad a través de esta herramienta, y muchas las que han ido decidiendo con el paso del tiempo privatizar sus blogs.

Privatizar el blog... es algo que no quiero hacer, porque aquí llegan muchas mujeres y madres buscando información a través de blogger, y privatizar el blog solo me llevaría a excluir a mucho@s lector@s en general, reduciendo su acceso a personas de mi confianza.

Así que esto es una llamada de atención, porque de tener conocimiento de actitudes así no me quedará más remedio que privatizar el blog y darle acceso sólo a aquellas personas que tengan interés y yo considere de confianza. Por supuesto que habrá cambios que seguro notareis, entre los que considero quitar todas aquellas fotos en las que se muestre la cara de mi hijo y que este blog sea pura prosa. Es algo a lo que no quisiera llegar pero, viendo que hay quien no respeta las reglas, no voy a permitir que me roben las fotos, y no puedo negar que esto me hace desconfiar más de la cuenta.

La privatización será el último paso que espero no tener que dar...

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Reviviendo de nuevo la aventura... ¡POSITIVO!





Esta es una entrada que me hace especial emoción escribir, no solo por lo que en sí significa, sino porque es un volver a los orígenes de este blog. Así que estaba deseando contar de nuevo una noticia así, e inicar de nuevo una aventura como la que hace 3 años me animó a abrir este blog.

La sospecha empezó el viernes 12 de noviembre, me faltaban aún dos días para la primera falta pero me podía la impaciencia, así que caí en la tentación y me hice un primer test en el que se intuía una rayita. Me di por no embarazada por si acaso, la rayita podía ser una ilusión óptica, pero decidí de todas maneras comprar un Clearblue, porque al ser digital no deja lugar a dudas.
El sábado por la mañana, antes de usar el Clearblue decidí hacerme otro test de nos normales; si salía raya me haría el Clearblue, y si no me ahorraba los 13€ y lo dejaba para otra ocasión, que no está la cosa como para derrochar. Me hice el test de Unitest y salió la rayita un poco más marcada...



 Así que me hice el Clearblue directamente, porque para mí no había lugar a dudas, pero había por ahí "alguien" que no veía la rayita. El Clearblue nos lo dijo muy claro...



 



Y así el afortunado padre pudo convencerse de que sí, que aquello era un positivo. Así que guardé mi test como hice con el de Iván, porque es un recuerdo que  me gusta conservar. Al día siguente mi gozo en un pozo, pues la pantallita del Clearblue se había apagado, un test de embarazo digital que cuesta 13€ lleva una pila que no dura ni 24 horas. Me desilusioné un poco porque quería conservar mis positivos juntos, así que bueno, puestos a derrochar, el martes pasé por la farmacia y me compré un test como el de Iván, solo que esta vez me lo dieron de color azul. Así que ya tengo mi testimonio guardado...



Y así empezamos una nueva aventura. Ahora es totalmente diferente, porque ya se lo que es, estoy mucho más tranquila y relajada, lo llevo con más naturalidad que la primera vez y ya se a qué responden todas estas cosas que comienzo a sentir (los pinchazos en el vientre, el dolor de ovarios, el cansancio...) pero estoy igual de ilusionada o más que en el primer embarazo. Ahora mi niño va a ser hermano mayor y eso es algo que me emociona muchísimo, vamos a darle un hermanito a Iván, y me hace infinitamente feliz.
Estoy deseando ver cómo crece de nuevo mi tripa, y ver sobre todo cómo reaccionará Iván, que ya me pone la mano y dice "ahí está el bebé", ¿es o no es para comérselo?

lunes, 8 de noviembre de 2010

Cumpliendo años...

Hace 3 años, cuando cumplí los 29, me dio por pensar que andaba ya cerca de los 30 y que no había hecho nada "relevante" en lo que llevaba de vida; una carrera a medio terminar, un trabajo normal, unas oposiciones siempre pendientes, un montón de buenas cosas que podía haber acabado y que quizás hubiesen mejorado mi vida y que sin embargo estaban ahí, en stand by. De repente sentí el peso de los años, o más bien el peso del tiempo, que corría en mi contra en una especie de contrarreloj que me limitaba cada vez más a alcanzar esos objetivos pendientes.

A los pocos días me enteré de que estaba embarazada, y es curioso cómo pueden cambiar los pensamientos. De "Tengo casi 30 años y no he hecho nada que haya merecido la pena" a "Tengo 29 años y VOY A SER MADRE" solo transcurrieron días, sin embargo parece que en vez de cumplir años los descumplí, de repente me sentí tremendamente orgullosa de mi vida, mi edad y de mi trayectoria a pesar de que el gran logro de ser madre era solo un proyecto.

Desde entonces han pasado, parece mentira, 3 años, tras los cuales soy más feliz que nunca y me siento feliz, plena y satisfecha con todo lo que he logrado hasta ahora. La maternidad me ha "educado" de tal manera que me he olvidado de materialismos y banalidades, sabiendo disfrutar de lo poquito que me ofrece el día a día. No tendré un gran trabajo en el que me sienta realizada, ni un adosado en una zona residencial donde hacer barbacoas los domingos, pero tengo algo que sin duda llena mi vida más que todo eso, que es mi hijo.

Iván es el que le ha dado sentido a disfrutar cumpliendo años después de la treintena, la maternidad me ha sentado realmente bien en todos los aspectos y ha completado esa parte de mi vida que sentía hueca el día que cumplí los 29. Ahora me queda poco por soñar, ya que lo importante lo tengo, el resto es accesorio... Mi mayor ilusión ha sido siempre poder crear mi propia familia y me siento tremendamente afortunada por haberlo logrado tan exitosamente (pleno al 15 en marido e hijo) y como mucho puedo pedir que mi hijo crezca sano y feliz, y si hay suerte, que nuestra familia crezca lo humanamente posible (ya que el cupo gatuno está cubierto con nuestros dos bichines).

Así que me felicito a mí misma, aunque esté mal decirlo, por mis 32 años tan bien llevados, ojalá sean muchos más.

Y como no podía ser menos, de regalo una autofoto (son mis preferidas) de la tarta de cumpleaños familiar, donde el protagonista ha sido Iván y su "¡ota ve a fopá!".

domingo, 7 de noviembre de 2010

Recetas para niños: COLIFLOR GRATINADA

Voy a empezar con ésta que preparé hace unos días. La coliflor es uno de esos alimentos que los niños tienden a rechazar casi sin probarlos, y suele ser difícil que un niño se coma la coliflor con alegría. A mí personalmente me encanta y me la como de cualquier manera, pero para evitarme complicaciones decidí gratinarla para darle un puntito que a los niños les encanta y el resultado no pudo ser mejor, ya que Iván me premió con un "¡humm mami, que rico!".

Los ingredientes (cantidades al gusto):

- Coliflor
- Zanahoria
-Atún
-Maíz
- Dados de queso

Exceptuando la coliflor, como es lógico, el resto de los ingredientes son al gusto, pudiendo quitar o añadir lo que apetezca, sugiriendo por ejemplo taquitos de jamón york, serrano o queso, champiñones troceados, guisantes, huevo duro picado, palitos de cangrejo y etc..

Para la bechamel (yo la hago a ojo):

- Mantequilla (3 cucharadas soperas aprox.)
- Harina (3-4 cucharadas soperas aprox.)
- Leche (1/2 l aprox.)
- Pimienta negra
- Nuez Moscada

Para el gratinado:

-Queso rallado (a mí personalmente me gusta el 4 quesos del DIA)

Preparación:

Lavar y separar la coliflor en tallos pequeños. Pelar y trocear las zanahorias. Poner a cocer en agua o bien hervir al vapor (yo prefiero esto último) y salar al gusto.
Una vez hervido reservar mientras se prepara la bechamel (si lo habeis cocido se puede dejar escurriendo el agua).

Para la bechamel, echar la mantequilla en un cazo al fuego y derretir, momento en el que incorporaremos la mantequilla y mezclaremos con unas varillas, a medio fuego. Mezclar durante un par de minutos para que la harina se integre bien y además se cocine, lo que le quitará el sabor a "harina cruda". Posteriormente añadir poco a poco la leche, sin dejar de mezclar con la varilla, para evitar los grumos. Seguir añadiendo leche y mezclando poco a poco hasta que la salsa adquiera la consistencia deseada (depende de si os gusta espesa o más líquida). Echarle un poquito de pimienta negra, nuez moscada y sal al gusto (recordad que la coliflor también lleva sal).

Una vez preparada la bechamel, reservar fuera del fuego y poner a calentar el horno. En una bandeja poner la coliflor con los demás ingredientes, bien repartido y mezclado, y verter sobre ello la bechamel, dejando que también se mezcle con todos los ingredientes, además de crear una capa en la superficie. Esparcir el queso rallado por encima y ¡al horno! dejarlo 10 minutos aprox. a 200º para que cocine y luego gratinar hasta que adquiera un tono tostado.

Una vez enfríe un poquito (cuidado con los gratinados recién salidos del horno, jajaja) servir en los platos y ¡a comer!

Nota: la bechamel se puede transformar en velouté sustituyendo la leche por caldo (de verduras en este caso), muy rico también aunque a lo mejor menos gustoso para los niños.

Espero que esta receta os ayude a que la coliflor sea más apetitosa para vuestros peques, la siguiente será COUS COUS de pollo y verduras. ¡Hasta la próxima!

Después del Kit Kat...

... por llamar de alguna manera a las dos últimas entradas, que han sido un paréntesis en la historia del blog, volvemos a la normalidad.

Son muchas las cosas que ahora mismo quisiera contar, pero por errores técnicos (se ha estropeado el cargador de mi portátil y no puedo encenderlo) tendremos que dejarlo para otra ocasión, ya que me gusta documentar fotográficamente mis entradas y todo mi archivo fotográfico está en el portátil (tendría que haber pasado las carpetas al disco duro portátil hace tiempo, pero maldita casualidad, se estaban pasando justo en el momento que se estropeó el chisme y las fotos más importantes se quedaron en el portátil).

Este mes de octubre ha sido entretenido, hay para todo... celebración del día de la Hispanidad, fiesta medieval, paseos por Doñana y como siempre muchas anécdotas cotidianas que espero poder contrar antes de que nos den las uvas (mejor no hagamos apuestas). Y como no, las primeras semanas de guardería de Iván, su adaptación y su progreso.

Además, entre los miles de temas que se me ocurren tratar en el blog, voy a ir colgando alguna de mis recetas que a Iván le encantan, para daros ideas a otras mamis, aunque advierto que no son nada de otro mundo... eso sí, ¡Iván se relame que da gusto!

Así que prometo un poco de todo... ¡en cuanto pueda!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
prekes sodui