jueves, 5 de enero de 2012

Preparándonos para la GRAN NOCHE



Hoy es el día más especial del año, pues no todos los días vienen los Reyes Magos a cumplir nuestros deseos. Nosotros ya lo tenemos todo preparado, esperamos impacientes con nervios e ilusión a que llegue el momento de la cabalgata para ver a sus majestades.

Este año Iván es totalmente conocedor de la situación, aunque no le impone nada eso de "tienes que portarte bien para que los Reyes te traigan muchas cosas", se cuadra cuando ve a un Paje Real o algo similar, se pone nervioso, contento, "¡Mamá, llévame a ver al cartero real!"; estamos deseando que llegue el mágico momento de abrir los regalos para ver su carita, que seguro será sorprendente porque Iván no ha pedido nada en especial, así que seguro que le encantarán todos los regalos que le traigan.

Además somos unos privilegiados, pues en casa del abuelito la tradición es que los regalos lleguen el mismo día 5, después de la cabalgata, y es uno de los Reyes Magos quienes personalmente viene a entregarlos en mano, así que la ilusión y la sorpresa están aseguradas.

Tenemos un día muy ajetreado, pues me quedan un par de detalles por ultimar, entre ellos comprar un buen roscón de reyes. Nuestra agenda está a tope, ya que a las 4 de la tarde quedamos en casa de unos amigos para ver todos los amigos y niños la cabalgata pasar por allí, luego subimos a su casa, donde mientras pasa la cabalgata los pajes reales han dejado ya algunos regalitos, y allí, entre café y roscón, los niños reciben sus primeros regalos y los papás disfrutamos de nuestro detalle del amigo invisible.

Luego nos vamos con los abuelitos maternos a ver un ratito la cabalgata con ellos, y si da tiempo nos tomamos otro café y a lo mejor hasta podemos dedicar un ratito a que Iván se suba a algún hinchable o atracción navideña. Es solo un ratito, pues nos espera el abuelito paterno con toda la familia, este año en casa de una de las titas, donde nos reunimos todos, cenamos mientras la cabalgata finaliza, y es entonces cuando uno de los Reyes Magos viene personalmente a entregarnos  los regalos. Es el mejor momento del día, los nervios de la espera y la cara de ilusión de los niños cuando aparece el Rey Gaspar no tiene precio, después ya viene el jaleo de gritos, risas, papeles rompiéndose, juguetes por doquier, ¡estoy deseando que llegue el momento!

Y en el fondo para nosotros es un día un poco triste porque nos acordamos de la abuelita Trini, que ya no está con nosotros, que ayer cumpliría años y que Iván, pese a no haberla conocido, la tiene presente día a día. Pero sabemos que para ella era el mejor día del año, porque nada la hacía más feliz que tener a su familia reunida, a sus hijos y a sus nietos, a quienes adoraba. Es inevitable acordarse de quien no está en estos días tan especiales...

Bueno, los Reyes Magos ya están aquí, yo también estoy impaciente por saber qué me traerán aunque yo no he pedido nada especial y me hace más ilusión los regalos de mis hijos que los míos propios... Y vosotr@s, ¿habéis sido buen@s?.

Sharethis

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
prekes sodui